Argentina Remembers Children Stolen During Dictatorship: Trial Finally Under Way Memorias de la dictadura argentina: las pruebas sobre el robo de bebés

abuelas4tr

 

Trial over baby theft opens at last

By Marcela Valente
IPS

English | Spanish

Buenos Aires, Argentina – After 35 years of campaigning and legal action by the Grandmothers of Plaza de Mayo, the first trial over the systematic theft of babies of political prisoners during the 1976-1983 military dictatorship began Monday [Feb 27th].

“It was sad and even repugnant to see the apathy and indifference of the accused, who dozed off while the prosecutor’s report was read out,”

91-year-old Rosa Roisinblit, vice president of the Grandmothers of Plaza de Mayo, the organisation that brought the charges, told IPS after the first day of the trial in a Buenos Aires court.

In the dock are former dictator Jorge Rafael Videla, 85; the last head of the military junta, Reynaldo Bignone, 83; five prominent army, navy and coast guard officers; and one civilian doctor.

The eight defendants face charges of “taking, retaining, hiding and changing the identities of” 34 children born to political prisoners held in clandestine prisons during the dictatorship.

The opening session of the trial, which could last more than eight months, was attended by representatives of human rights groups, survivors of the “dirty war” against dissidents, and relatives of the victims.

Some 30,000 people were forcibly disappeared during the seven-year dictatorship, according to human rights organisations.

Videla was brought into court in handcuffs because he is serving a life sentence for other crimes against humanity. But as the prosecutor’s report was read, the former dictator dozed off, with his head on another defendant’s shoulder.

“We have no doubt that there is more than enough evidence to prove that this was a systematic plan to steal children,”

said Roisinblit, who hopes the defendants will be sentenced to life in prison.

Roisinblit’s only daughter, Patricia, was eight months pregnant when she was kidnapped in 1978. Patricia’s husband, José Pérez, was also forcibly disappeared, and they left behind a 15-month-old daughter, who was raised by her grandparents.

The toddler, Mariana Pérez, is now 34. It was not until 11 years ago that she found out that her mother had given birth to a baby boy, Guillermo Pérez, in the Navy Mechanics School (ESMA), the regime’s largest and most notorious torture centre.

In 2000, the young man was located by the Grandmothers. He had been raised by a civilian employee of the air force, who had taken the baby and changed his name. Roisinblit is now a defendant in the case, accompanied by her two grandchildren.

The Grandmothers emerged in the late 1970s, during the dictatorship, as a breakaway group of the Mothers of Plaza de Mayo, which was founded to demand that their missing sons and daughters be returned to them alive.

The specific focus of the Grandmothers was to track down their lost grandchildren, who were either born in captivity or kidnapped as babies or toddlers and illegally adopted by military or civilian families after their parents had been forcibly disappeared.

In recent years, grown siblings of the missing children have joined in the task, setting up their own networks to reach out to young people still living under the false identities they were given.

The Grandmothers estimate that some 500 babies or toddlers were stolen during the dictatorship. Some of them were presumably killed.

A total of 102 youngsters have been found. Most of them were raised by military families. But some were adopted in good faith by couples who did not know their history.

Of the 34 cases included in the trial that got underway Monday, some of the young people are still missing and others have regained their real identities. Among those not yet found is the grandson of the president of Grandmothers, Estela de Carlotto.

The youngsters who have been reunited with their biological families include the granddaughter of famous poet Juan Gelman, Macarena Gelman, who was found in 2000; Buenos Aires city lawmaker Juan Cabandié, who was born in ESMA; and human rights activist and national legislator Victoria Donda.

The former junta members were tried in 1985 and sentenced to life in prison. Later, the legal action brought against thousands of lower-ranking members of the security forces sparked army revolts and heavy military pressure against the still-fragile democracy, which prompted the adoption of two amnesty laws in 1986 and 1987. The former military commanders were pardoned and released in 1989 and 1990 by presidential decree.

After the pardons, no member of the military was imprisoned for human rights violations until the late 1990s, when the Grandmothers brought the charges for baby theft — a crime that was not covered by the pardons or the amnesty laws.

Other human rights trials were resumed after the amnesty laws were overturned in 2005 and the pardons were struck down in 2007.

It took 14 years for the baby theft trial against Videla and the other officers to open.

“Since we started, there have been many new developments and discoveries,” said Roisinblit.

Besides Videla and Bignone, the defendants in the trial that began Monday are former army general Santiago Riveros, former admirals Antonio Vañek and Rubén Franco, former navy captain Jorge Acosta, former coast guard officer Juan Antonio Azic, and a doctor who worked at ESMA, Jorge Magnacco.

Four others accused in the case have died since the charges were brought: former admiral Emilio Massera, former police chief Juan Sasiain, former coast guard officer Héctor Febres and former army chief Cristino Nicolaides.

At the start of the trial, which is being aired on television, prosecutor Federico Delgado’s report was read out. The document stated that although “births took place” in every clandestine detention and torture centre in the country, there were “strategic centres” that operated as “maternity wards,” complete with birthing rooms and nurseries.

These included ESMA, in the capital, Campo de Mayo, a military base 30 km from downtown Buenos Aires, and at least six other illegal prisons that operated in military and police installations.

Delgado said in his report that this “is not just another case,” but one that reveals “one of the darkest episodes in Argentine history” of “systematic violence by the state.”

 

Source: IPS

 

Argentine Baby Theft Trial Nears End

By Marcela Valente
IPS

Buenos Aires, Argentina — The trial for the theft of babies of political prisoners during Argentina’s 1976-1983 dictatorship is nearing its end after more than three decades of work by the Grandmothers of the Plaza de Mayo, who have so far tracked down 105 of an estimated 500 missing children.

In some of the thousands of cases of forced disappearance in Argentina, babies were stolen and raised by military couples (Credit:ha+/CC BY 2.0).

Closing arguments will be heard this week in the trial of nine members of the military and a doctor for the kidnapping and theft of some 30 children.

The sentence is expected to be handed down in late May, Alan Iud, a lawyer for the Grandmothers of the Plaza de Mayo, told IPS.

Since the years of the dictatorship, the Grandmothers of the Plaza de Mayo have been trying to find out what happened not only to their sons and daughters, who were “disappeared” by the regime, but to their missing grandchildren.

The stolen babies were either born to political prisoners in clandestine detention centres or kidnapped along with their parents, who were later killed or “disappeared”. The children were then given to military or police families, or in some cases, to couples who adopted them in good faith.

The defendants are charged with

“taking, retaining and hiding minors and changing their identities”.

Some of the missing grandchildren are just now finding out their true identities, more than 30 years after they were kidnapped.

“I lived with them for 32 and a half years,”

said Francisco Madariaga, referring to the people he considered his parents for over three decades.

He grew up as Alejandro Gallo, and believed he was the biological son of former army intelligence officer Víctor Gallo, one of the defendants in the trial.

Around the age of 16, Madariaga began to reject his “father” because he was a

“very violent man. I was his war toy; when he looked at me he would see the enemy,”

he told IPS.

He added that at around age 20, he began living in anxiety, plagued with doubts about his real identity.

But feelings of fear and guilt kept him from asking his “parents” about who he was. It was not until he was 32 years old that, pressed by his friends, he worked up the courage to visit the Grandmothers of the Plaza de Mayo office and take a DNA test at their National Genetic Data Bank, which confirmed his true identity.

He found out that he was born in the Campo de Mayo clandestine detention centre, where his mother Dr. Silvia Quintela, a young surgeon who was four months pregnant when she was kidnapped in January 1977, was held.

Quintela is one of the thousands of victims of forced disappearance in Argentina, who number around 30,000 according to estimates by human rights groups.

Francisco’s case was one of the few in which either of the biological parents survived. His father, Abel Madariaga, managed to flee into exile after his wife was seized.

Years later, when he returned to Argentina after the regime collapsed, he dedicated himself to the search for his son and became the only male member of the board of directors of the Grandmothers of Plaza de Mayo.

Now the young man, who has been reunited with his biological father and relatives, has high hopes for the trial.

“I testified, as a plaintiff. I am anxiously waiting for the sentence. I want justice to be done, because they ruined so many lives,” he said.

Iud explained that the trial has not covered all of the cases of stolen children, but merely

“a representative sample of what happened, not in just one, but in several clandestine detention centres.”

The cases presented include that of the three Ramírez children, who were two, four and five years old when their mother was kidnapped and their father was in prison.

Instead of leaving the children with other family members, their kidnappers dumped them in an orphanage, where they suffered sexual abuse, mistreatment and hunger for seven years.

Another case is that of Victoria Montenegro, who denounced the complicity between a prosecutor, Juan Romero, and the army intelligence officer who killed her parents and raised her, the late Colonel Herman Tetzlaff.

Last year Romero resigned as a prosecutor, after he was accused in court of passing information to the colonel.

The illegal appropriation of the children of political prisoners was not among the crimes covered by the two amnesty laws passed by Congress in the mid-1980s, which enabled military human rights abusers to evade prosecution.

Nor was it covered by then President Carlos Menem’s (1989-1999) 1990 pardon of members of the former military junta, several of whom had been sentenced to life in prison.

The attorneys for the Grandmothers brought legal action in 1996, taking advantage of the fact that the crime of baby theft was not specifically included in the amnesty laws and the pardon, which were not struck down until the mid-2000s. The trial finally got underway 13 months ago.

In the dock are former dictators Jorge Rafael Videla and Reynaldo Bignone; other prominent armed forces officers; and Dr. Jorge Luis Magnasco, who attended the births.

“The crime for which they are being tried is appropriation of children, but the aim of this trial is also to show that there was a systematic plan to steal children. And to hold Videla and Bignone responsible,”

as heads of the military junta, Iud said.

Over the years, the plaintiffs have compiled abundant documents and testimony as proof that there were specific orders as to how to handle pregnant political prisoners, so that their children would be raised in homes “free of hatred towards the armed forces,” the lawyer said.

There is also evidence that members of the Catholic Church and staff at the U.S. Embassy in Argentina and the State Department were aware of, and helped conceal, this crime.

 

Source: IPS

 

Background:
Honoring Baltasar Garzón
Argentina Gives 12 Ex-Officers Life Terms for Murder, Torture in ‘Dirty War’
Argentina Dictator Guilty of Torture

 

 

Memorias de la dictadura argentina: las pruebas sobre el robo de bebés

Por el personal
Cuba Debate 24 Marzo 2012

inglés | español

La acusación

Victoria Montenegro, Catalina de Sanctis Ovando, Francisco Madariaga, Macarena Gelman, Simón Riquelo, Alejandro Pedro Sandoval, Leonardo Fosatti, Juan Cabandié, Claudia Poblete, los hermanos Antole Boris y Victoria Eva Julien Grisonas y los otros 95 niños secuestrados durante la última dictadura que recuperaron su identidad son la prueba más firme y palpable del plan de apropiación de niños.

Pero los análisis de ADN, sus historias (en lo que se pudo) reparadas no son lo único que demuestra la existencia de aquella práctica que hicieron sistemática y perfeccionaron los ejecutores del terrorismo de Estado. Hay documentos, papeles que dejó la burocracia, memos secretos y cartas familiares. Y hay palabras, testimonios de sobrevivientes y confesiones de represores ante jueces y de apropiadores ante los niños que pretendían aliados. Esta evidencia recolectada durante años de investigación fue analizada en el juicio contra ocho represores que entrará esta semana en su etapa final.

Luego de las marchas con las que organismos de derechos humanos, organizaciones políticas, estudiantiles y sociales repudiarán hoy el golpe militar del 24 de marzo de 1976, el lunes, los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo comenzarán su alegato y darán cuenta de todos estos hechos, que permitirán sostener la acusación contra Jorge Rafael Videla, Reinaldo Benito Bignone, Santiago Omar Riveros, Jorge Acosta, Antonio Vañek, Jorge Azic, Rubén Franco y el médico Jorge Luis Magnacco.

Palabras

Hay numerosas declaraciones judiciales en las que testigos o imputados mencionan la existencia de órdenes provenientes desde la cúpula militar para apropiarse de los hijos de desaparecidos. Todas coinciden en que había un objetivo definido: que los niños se criaran en hogares “occidentales y cristianos”.

Los testimonios del médico militar Julio César Caserotto, el fundador del CELS Emilio Mignone, la sobreviviente Lila Pastoriza y Jorge Eduardo Noguer, un ex marino cuya hija y nieta fueron secuestradas, son solo algunos ejemplos.

“En el Hospital Militar de Campo de Mayo, sector de maternidad, durante el llamado Proceso de Reorganización Nacional existieron órdenes verbales y escritas por la superioridad para que en el lugar se asistiera a las parturientas traídas por personal de Inteligencia. Las órdenes escritas estaban tituladas ‘Plan de Operaciones Normales para con el Personal de Inteligencia’, y estaban firmadas por el director del hospital”

(Ramón Posse), reveló en 1998 el médico militar Julio César Caserotto, que se desempeñó entre 1977 y 1983 como jefe del servicio de obstetricia del Hospital Militar de Campo de Mayo. Cuando se le preguntó por el destino de esas mujeres y de los niños, respondió que se dirigía

“al despacho del director del hospital y le mencionaba que la paciente estaba en condiciones de recibir el alta”

y él se desligaba de la cuestión, pero que al otro día ni la parturienta ni el recién nacido estaban en el lugar. En otra declaración, Caserotto recordó puntualmente cuando se le transmitieron esas órdenes. Dijo que

“un día por la mañana, cuando se disponía a tomar el servicio, lo encontró muy alborotado. Que divisó una mujer que se encontraba internada en la sala general ya puérpera, siendo vigilada por un soldado armado. Que dicha situación alteraba el orden normal de la sala, ya que se encontraban internadas otras mujeres”.

Recordó que luego, en una reunión, Posse le indicó:

‘A partir de ahora se internan todas las detenidas embarazadas en Epidemiología’,

así le evitaban inconvenientes, y que no debían registrar el ingreso de estas mujeres ni de los nacimientos. Allí estaba presente también el capitán Norberto Bianco, médico militar que se encargaba de las embarazadas secuestradas en distintos centros clandestinos y que se apropió del hijo de Norma Tato y Jorge Casariego, quienes en 1977 estuvieron secuestrados en El Campito y permanecen desaparecidos.

Desaparecidos

El fundador del CELS, Emilio Mignone, recordó en una causa judicial en 1998 que, en 1978, junto con Augusto Conte fueron a ver a Mario Amadeo para reprocharle que hubiese aceptado la designación como experto en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas con aval de Videla.

Le pidieron que se interiorizara sobre la situación de la desaparición de personas y que recibiera a las Abuelas de Plaza de Mayo. Esa reunión se concretó y luego de escuchar a las mujeres que denunciaban la desaparición de sus hijas embarazadas y el secuestro de sus nietos, Amadeo se entrevistó con el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, el coronel auditor Carlos Cerdá, y le planteó la cuestión referida a los menores, ante lo cual Cerdá respondió que

“se ha aprobado a nivel de la Junta Militar una doctrina mediante la cual los hijos de los subversivos no deben ser educados con odio hacia las instituciones militares” y que “por ello se entregaban los chicos en adopción”.

Jorge Eduardo Noguer fue miembro de la Armada entre 1947 hasta 1967, cuando se retiró como teniente de fragata. El 3 de junio de 1976 desaparecieron su hija María Fernanda Noguer y su nieta Lucía Villagra, en Acassuso. Su hermano, el coronel José María Noguer, era intendente de San Isidro y había sido compañero de promoción de Riveros, quien era comandante de Institutos Militares de Campo de Mayo. En consecuencia, Jorge Noguer se entrevistó con él para tratar de localizar a su hija y a su nieta. Riveros designó a Hermann Tetzlaff (apropiador de Victoria Montenegro) para que lo ayudara a reconstruir el operativo en que se las habían llevado.

Noguer recordó que Tetzlaff era el representante de la Escuela de Comunicaciones en el grupo de Inteligencia, jefe de la zona de San Isidro, Boulogne y Tigre y que trabajaba en forma conjunta con el Batallón de Inteligencia de Campo de Mayo. Noguer aseguró que Tetzlaff y su mujer, María del Carmen Eduartes, le contaron varias veces que no podían tener hijos. Incluso, dijo que en una ocasión, en junio o julio del ‘76, el represor lo pasó a buscar por su domicilio y lo llevó

“a una vivienda ubicada en la calle Thames o Dardo Rocha, a media cuadra de la Panamericana, en la que la noche anterior se había efectuado un procedimiento del Ejército, donde le dijo ‘la habíamos reventado, la habíamos reventado y donde murieron los guerrilleros padres’, ‘cuando entramos nos encontramos con dos chicos con los ojos gigantes, abiertos y me quedé con uno’”.

El ex marino, que seguía buscando a su hija y a su nieta, quedó impresionado por la crueldad del relato. Pocos días después de ese episodio, un sábado por la tarde, apareció Tetzlaff en su casa, acompañado por su esposa Eduartes, con una niña que Tetzlaff presentó como su hija, una niñera y la suegra. Noguer decidió ir a ver a Riveros para preguntarle si no cabía la posibilidad de que su nieta hubiera sido entregada a otro matrimonio como el de Tetzlaff y Eduartes.

Riveros le dijo que con su nieta no había pasado eso, pero le indició que

“ésas eran normas para evitar que los hijos de zurdos caigan si no en hogares bien constituidos ideológicamente con el fin de enderezarlos”.

Noguer, finalmente, hizo contacto con Videla, quien lo derivó al ministro del Interior Albano Harguindeguy, quien por medio de una lista le ratificó la desaparición de su hija y su nieta y le dijo que estaban en manos del jefe de la Armada, Emilio Eduardo Massera. En enero de 1977 recuperó a su nieta. Su hija, María Fernanda Noguer, continúa desaparecida.

Abuelas de Plaza de Mayo: una lucha que no cesa

Los testimonios de los sobrevivientes, en este caso en su mayoría mujeres secuestradas que acompañaban en la celda a sus compañeras embarazadas y que hasta las asistieron en sus partos, son también fundamentales evidencias de este plan. Sara Solarz de Osatinsky, quien estuvo cautiva en la ESMA, declaró que

“durante mucho tiempo, venían a visitar la pieza de las embarazadas altos jefes de la Marina, entre otros Vañek, y venía Chamorro y venía también Vildoza. Estoy casi segura de que fue por esas fechas, pero eran permanentes las visitas para contar lo que era ‘la maternidad’, a la que llamaban ‘la pequeña Sardá’”.

La Esma contó con un staff de médicos y enfermeros que tenían como función controlar el estado de los secuestrados para garantizar una mayor cantidad de tiempo de tortura e interrogatorios. Y, además, hacían controles ginecológicos y atendían partos clandestinos. La “justificación” para robarse a los niños era la misma en la Armada que en el Ejército.

Lila Pastoriza narró:

“Me encontré con una chica que me dijo que tenía los pechos destrozados, le pregunté a (Luis) D’Imperio (alias Abdala, a cargo del Servicio de Inteligencia Naval, grupo de tareas que operaba en la ESMA) y me dijo: ‘Nosotros consideramos que los chicos no tienen la culpa de tener los padres que tienen, los subversivos, estos terroristas’” (…) “creemos que las madres deben tener sus partos, pero a los chicos los entregamos a otras familias que puedan educarlos de otra manera’”.

Un legajo esclarecedor

El nieto Alejandro Sandoval Fontana contó que Alicia Beatriz Arteach, su apropiadora, le dijo que un oficial de la Gendarmería de apellido Correa era quien lo había entregado y que les había dado a ella y a Víctor Rei (ex comandante de Gendarmería) la posibilidad de elegir entre él y una niña recién nacida. Alejandro contó que cuando preguntó por Correa, Arteach le respondió que se había vuelto alcohólico, que lo degradaban porque se vivía peleando y que no había quedado bien por lo que había pasado en Campo de Mayo.

Correa es el comandante principal de la Gendarmería Darío Alberto Correa y estaba a cargo de las embarazadas secuestradas en la prisión militar de encausados Campo de Mayo, que si bien se encontraba dentro de la guarnición mencionada, dependía del Cuerpo Primero del Ejército, con asiento en Palermo. El legajo personal de Correa, ya fallecido, aporta interesante documentación: él mismo relató en una actuación administrativa del año 1987 su participación en la represión.

En una historia clínica que aparece bajo el título “Actividades cumplidas en el medio castrense”, fechada en Catamarca el 29 de julio de 1987, Correa admitió, entre otras cosas, que tuvo a su cargo la

“atención de parturientas detenidas, sus hijos y posterior entrega de los mismos a personas seleccionadas por las autoridades responsables incluyendo el posterior traslado de las madres a lugares secretos para su entrega a los responsables de su eliminación final”.

El caso de Correa, explicarán durante el alegato los abogados de las Abuelas de Plaza de Mayo, prueba la existencia de aceitados mecanismos para la apropiación de los hijos de las mujeres desaparecidas.

En primer lugar, queda clara la coordinación entre distintas zonas dentro del Ejército.

También prueba la existencia de un procedimiento complejo manejado desde la jerarquía con distintas cadenas de mando y roles definidos, donde las personas que recibirían (se apropiarían) a los niños eran seleccionadas previamente por autoridades responsables.

Y, finalmente, prueba que existía un procedimiento establecido para asesinar a las madres.

Papeles

Otro documento que da cuenta del plan para apropiarse de los hijos de desaparecidos es el memorandum redactado en 1982 por Elliot Abrams, funcionario del Departamento de Estado de EE.UU., luego de entrevistarse con el embajador argentino en Washington, Lucio García del Solar. El papel fue desclasificado por el gobierno de Estados Unidos en 2002 y publicado por Página/12.

En dicho escrito, Abrams contó:

“Le pregunté al embajador el tema de los niños nacidos de prisioneras o los arrancados de sus familias durante la guerra sucia. Si bien los desaparecidos estaban muertos, estos niños estaban vivos y en un sentido esto era el problema humanitario más grave. El embajador acordaba en un todo y ya le había mencionado este punto a su ministro de Relaciones Exteriores y al presidente. No habían rechazado su punto de vista, pero señalaron el problema de, por ejemplo, sacarles los niños a los padres adoptivos”.

Este memorándum lleva fecha del 3 de diciembre de 1982, cuando ejercía la presidencia de facto Reinaldo Benito Bignone.

El documento refleja el pleno conocimiento de Bignone de la apropiación de niños, pero, más aún, señalan los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo, deja ver que el dictador conocía el destino de esos niños. Abrams fue convocado a declarar en el juicio oral como testigo, trámite que realizó a través de una videoconferencia. En esa oportunidad dijo:

“Pensábamos que era un plan porque había mucha gente que encarcelaban o asesinaban y nos parecía que el gobierno militar había decidido que algunos (niños) se entreguen a otras familias”

y aclaró que ésta no era su opinión personal, sino del gobierno de Estados Unidos.

Gente bien

Con las declaraciones de algunos jóvenes que recuperaron su identidad, se reforzó la idea de que el objetivo de que los niños fueran entregados a familiares que cumplieran ciertos requisitos se llevó a cabo y de que, para eso, existieron ciertos mecanismos burocráticos, más o menos formales según los casos.

La apropiadora de Alejadro Sandoval Fontana le contó que a ella y a Rei los citaron “en el Regimiento de Patricios, el Maldonadito, y le hicieron un ambiental”. Les dijeron que quien se quedara con el niño

“tenía que ser de la fuerza o amigo de la fuerza, tenías que tener casa propia, ser católico”.

Esto coincide con la información que obtuvo Catalina De Sanctis Ovando, que pudo reconstruir parte del proceso de su sustracción a partir de una carta que encontró en el domicilio de sus apropiadores (y que luego fue secuestrada en un allanamiento) y de lo que ellos mismos -Carlos Hidalgo Garzón y Francisca Morillo- le dijeron.

La carta fue enviada por Morillo a Hidalgo Garzón, oficial de Inteligencia del Ejército, a su destino militar en Tucumán y está fechada el 7 de abril de 1977. En la carta, Morillo le informa a Hidalgo Garzón:

“Del Liceo hablé con el Coronel y me dijo que parece que se hace el llamado nomás, me dijo que fuera por Liceo luego de Semana Santa para ya llenar la solicitud: me atendió muy amable y se recordó en seguida, se ve que tiene presente el caso, veremos qué pasa” (…)

“Vino la asistente de movimiento, quedó encantada con el departamento. Conversamos mucho, y me explicó que ella hace 7 años que trabaja en el movimiento y nunca vio que entregaran niños con problemas de salud o malformaciones, que son muy sanitos y que a ella le llamaba la atención lo normal que son los partos. Luego te contaré en detalle la conversación.”

El “Movimiento” al que se refiere en la carta es el Movimiento Familiar Cristiano, que intervino en algunos casos como intermediario entre las Fuerzas Armadas y familias apropiadoras. En una charla con el marido de Catalina, Hidalgo Garzón confesó haber visto a la mamá de Catalina detenida en Campo de Mayo y haber llamado al día siguiente de la sustracción para preguntar si habían “volado el paquete”, en referencia al asesinato de Miryam Ovando al arrojarla al mar en los denominados “vuelos de a muerte”. La apropiadora argumentó, además, que ellos querían “adoptar” a la niña, pero que “un superior les ordenó que la tenían que inscribir como hija propia”.

“Estos hechos -dirán los abogados de Abuelas- nos permiten concluir que existieron mecanismos burocráticos precisos para la entrega de los bebés a sus apropiadores, en los que se cumplían requisitos también precisos, en los que intervenían distintas instituciones además de las militares, como el Movimiento Familiar Cristiano, también religiosos, y en el que había control jerárquico dentro de la misma estructura militar.”

“Si bien es claro que la dictadura desarrolló su actividad de represión y exterminio en la más absoluta clandestinidad -y la apropiación de niños no fue la excepción- y que procuró su impunidad instando a la destrucción de los más diversos registros y evidencias, alcanzando tanto la destrucción de documentos como de espacios físicos (tal es el caso de el CCD El Campito, en Campo de Mayo), así y todo, han quedado muchos rastros de la política que la dictadura definió respecto de los niños”,

se escuchará durante el alegato preparado por los abogados María Inés Bedia, Florencia Sotelo, Colleen Torre, Germán Kexel, Emanuel Lovelli, Agustín Chit, Mariano Gaitán, Luciano Hazan y Alan Iud.

No será por lo tanto posible encontrar un papel escrito por los represores con los detalles del plan de apropiación de niños. Pero estos 35 años de búsqueda de nietos han permitido recolectar pruebas más que suficientes que establecen que las apropiaciones de niños no fueron “excesos” o casos aislados, como argumentaban las cúpulas militares cuando se encontraban ante la inapelable evidencia de un análisis genético positivo.

“Quien se pregunte si la dictadura militar tuvo por objetivo satisfacer los deseos egoístas de paternidad de algunos oficiales, suboficiales o familias vinculados con aquéllos estará errando el punto de partida -explican los abogados de Abuelas-.

“El objetivo de la dictadura fue erradicar las posibilidades de construcción de un país distinto, donde el pueblo fuera el protagonista de las decisiones políticas y decidiera soberanamente su destino, y para ello persiguió con los más perversos y crueles métodos a los militantes políticos, sindicales, estudiantiles, que impulsaban la politización de la sociedad y buscaban modificar el statu quo.

“Fue en la ejecución de esa infame tarea que las Fuerzas Armadas abordaron el ‘problema’ de los hijos de aquellos a quienes desaparecían. Y, muy tempranamente, tomaron la decisión de que esos niños no fueran devueltos a sus familias.”

 

Fuente: Cuba Debate

Fondo:
– Brasil y Uruguay empiezan a reconocer los crímenes del pasado
El exdictador argentino Reinaldo Bignone fue condenado a 15 años de cárcel

 

 

Leave a Reply